Sevilla, una razón para viajar

 

 

Anclada en el suroeste de España, se cuenta la histórica ciudad de Sevilla; es la tercera más importante del país Europeo y cuenta con una innumerable variedad de atracciones turísticas que llevarán a descubrir la importancia del legado de las antiguas civilizaciones que poblaron esta tierra llena de bondades que hacen de Sevilla, una razón para vivir.

Su casco histórico es la huella indeleble que dejaron sus antepasados y que hoy en día sigue sorprendiendo a quienes recorren sus calles y visitan los grandiosos monumentos de una arquitectura portentosa e inigualable belleza que la han convertido en un sitio de obligada referencia para quienes desean ser parte de la cultura europea.

Sus cualidades históricas no serían tan atractivas y ello no se conjugara con la amabilidad y calurosa bienvenida que le da sus habitantes a quienes nos privilegian con su visita. Esta argamasa de historia, cultura y su gente es la mayor de sus potencialidades y la han convertido en una ciudad cosmopolita que ofrece también todas las comodidades de la modernidad.

 

 

Monumentos como la Catedral de Sevilla son solo una muestra de la grandiosidad de su arquitectura, por eso es uno de sus patrimonios históricos de la ciudad. Pararse frente a su imponente estructura y contemplar sus muros calados y detalles tanto renacentistas como barrocas es una experiencia única e inolvidables para los turistas.

El Parque María Luisa también es otro atractivo que ha sido declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín histórico. Tiene una extensión de 34 hectáreas llena de una amplia variedad de vegetación que sumergen en la naturaleza y lleva a recorrer sus isletas, fuentes naturales y artificiales, jardines sin que se extrañe el ajetreo de la gran ciudad.

La plaza de Toros de la Maestranza y el Museo Taurino son también del interés del público que llega a esta ciudad en busca de aventura y conocer su historia. Estas estructuras han sido testigo de grandes hazañas, pues la pasión por el toreo y los corridos de toros corre por las venas de los españoles y su cultura desde tiempo inmemorables.

En el ámbito gastronómico, Sevilla también es una ciudad vanguardia. Sus restaurantes y famosos bares de tapas ofrecen una gran variedad de platos y degustaciones de sus comidas más tradicionales, pero también de la internacional. Esta maravillosa comida que ofrecen los grandes chef y cocineros de sitios anclados en los barrios populares complementan un viaje perfecto.

Conocer la historia y cultura de una ciudad es sinónimo de haber tenido una verdadera aventura cuando se viaja. Recorrer las calles y tener contacto con la gente es lo que convierte a los que disfrutan de viajar en un verdadero turista, porque no se trata solo de visitar una ciudad, sino de sentir su gentilicio como propio y recordar su historia como parte de su vida.

Sevilla es una ciudad única, no visitarla sería perderse de sitios que no se encontraran en ninguna otra parte del mundo, aunque es su gente la que llega a hacernos sentir en casa.

El clima de Sevilla

 

 

Por su localización geográfica en el continente europeo, el clima de la provincia de Sevilla se puede clasificar como mediterráneo, con tendencias continentalizado, lo cual quiere decir que hay grandes diferencias en las temporadas de invierno y verano. Especialmente en cuanto a las temperaturas durante estas dos épocas, cuando son muy frías o calientes.

Esta especial característica también produce una influencia marítima, ya que está bastante próxima al océano atlántico; en especial las localidades ubicadas más al sur y al oeste, por lo que siempre se hacen presentes los vientos húmedos y templados en épocas donde las temperaturas tienden a disminuir significativamente.

El clima de Sevilla tiene características propias relacionadas con su ubicación geográfica y latitud que produce que tenga una tipología de carácter templado, con una temperatura media durante el año de 19.2 °C, con moderadas variaciones de acuerdo a la época que puede generar un ambiente muy cálido o, por el contrario, bastante frío.

 

 

Estas características son más evidentes durante las épocas de invierno donde las temperaturas se suavizan, manteniendo una media de 5 °C. Y los veranos, que es la época del año que suele darse entre el mes de mayo y septiembre, donde las temperaturas hacen el clima muy caliente. En esta temporada la media oscila entre los 33–37 °C, pudiendo  superar los  40 °C.

Esta caracteristicas climatológica durante la época de invierno, donde la temperatura son muy altas, pueden resultar poco recomendable para personas sensibles al calor o que sufran enfermedades crónicas que puedan alterarse por exponerse a la inclemencia de este clima por tiempo prolongado. Por ello en Sevilla, se toman precauciones durante toda esta temporada.

Es recomendable el uso de ropa fresca y de colores claros, mantenerse bien hidratado durante todo el día, evitar estar en contacto directo con lo rayo solares, es decir estar bien resguardado en un ambiente fresco. Son muchos los casos de insolación o golpes de calor que se reportan durante la época de verano, por ello se mantienen alertas para atender estos casos a tiempo.

Sin embargo, esta hermosa provincia ofrece a los turistas una buena cantidad de horas anuales de sol cálido para disfrutar, gracias al buen tiempo que se da durante la primavera y el otoño; épocas en que las temperaturas templadas convierten a Sevilla en un destino apetecible para quienes buscan disfrutar de un buen clima en la playa y la sierra como esparcimiento.

En cuanto a la pluviometría de esta ciudad, se considera mediterránea, aunque puede darse el caso de que la lluvia sufra una variación y sean de origen Atlántida, que es una concepción distinta. Entre lo meses de octubre y abril son las épocas de mayor pluviosidad, hasta alcanzar, incluso 600 litro por metro cuadrado anual.

La humedad de Sevilla se caracteriza por ser árido o seco, variando relativamente durante el año hasta alcanzar un 40% de humedad. Lo periodo más húmedo se dan entre lo meses de noviembre y marzo. La época más seca es durante el verano. Sevilla ofrece un buen clima durante gran parte del año para disfrutar de muchas actividades al aire libre.

 

Leer mas aqui