El clima de Sevilla

 

 

Por su localización geográfica en el continente europeo, el clima de la provincia de Sevilla se puede clasificar como mediterráneo, con tendencias continentalizado, lo cual quiere decir que hay grandes diferencias en las temporadas de invierno y verano. Especialmente en cuanto a las temperaturas durante estas dos épocas, cuando son muy frías o calientes.

Esta especial característica también produce una influencia marítima, ya que está bastante próxima al océano atlántico; en especial las localidades ubicadas más al sur y al oeste, por lo que siempre se hacen presentes los vientos húmedos y templados en épocas donde las temperaturas tienden a disminuir significativamente.

El clima de Sevilla tiene características propias relacionadas con su ubicación geográfica y latitud que produce que tenga una tipología de carácter templado, con una temperatura media durante el año de 19.2 °C, con moderadas variaciones de acuerdo a la época que puede generar un ambiente muy cálido o, por el contrario, bastante frío.

 

 

Estas características son más evidentes durante las épocas de invierno donde las temperaturas se suavizan, manteniendo una media de 5 °C. Y los veranos, que es la época del año que suele darse entre el mes de mayo y septiembre, donde las temperaturas hacen el clima muy caliente. En esta temporada la media oscila entre los 33–37 °C, pudiendo  superar los  40 °C.

Esta caracteristicas climatológica durante la época de invierno, donde la temperatura son muy altas, pueden resultar poco recomendable para personas sensibles al calor o que sufran enfermedades crónicas que puedan alterarse por exponerse a la inclemencia de este clima por tiempo prolongado. Por ello en Sevilla, se toman precauciones durante toda esta temporada.

Es recomendable el uso de ropa fresca y de colores claros, mantenerse bien hidratado durante todo el día, evitar estar en contacto directo con lo rayo solares, es decir estar bien resguardado en un ambiente fresco. Son muchos los casos de insolación o golpes de calor que se reportan durante la época de verano, por ello se mantienen alertas para atender estos casos a tiempo.

Sin embargo, esta hermosa provincia ofrece a los turistas una buena cantidad de horas anuales de sol cálido para disfrutar, gracias al buen tiempo que se da durante la primavera y el otoño; épocas en que las temperaturas templadas convierten a Sevilla en un destino apetecible para quienes buscan disfrutar de un buen clima en la playa y la sierra como esparcimiento.

En cuanto a la pluviometría de esta ciudad, se considera mediterránea, aunque puede darse el caso de que la lluvia sufra una variación y sean de origen Atlántida, que es una concepción distinta. Entre lo meses de octubre y abril son las épocas de mayor pluviosidad, hasta alcanzar, incluso 600 litro por metro cuadrado anual.

La humedad de Sevilla se caracteriza por ser árido o seco, variando relativamente durante el año hasta alcanzar un 40% de humedad. Lo periodo más húmedo se dan entre lo meses de noviembre y marzo. La época más seca es durante el verano. Sevilla ofrece un buen clima durante gran parte del año para disfrutar de muchas actividades al aire libre.

 

Leer mas aqui